Sección de artículos

    El Brexit ha tenido un impacto en la fiscalidad entre España y el Reino Unido. A partir del 1 de enero de 2021, el Reino Unido dejó de ser miembro de la Unión Europea y se estableció un nuevo marco para las relaciones comerciales y fiscales. Esto ha llevado a cambios en los tratados fiscales y la forma en que se gravan los negocios y los individuos que operan entre ambos países. Por ejemplo, se han introducido reglas para determinar la residencia fiscal y la doble imposición, así como para el intercambio de información fiscal. Es importante tener en cuenta que estos cambios pueden tener implicaciones en términos de planificación fiscal, obligaciones de presentación de informes y estructuras empresariales. Por lo tanto, se recomienda buscar asesoramiento profesional actualizado para comprender plenamente las implicaciones fiscales del Brexit.

    in Asesoría
    ¿Te resultó útil este artículo?