Sección de artículos

    En España, las ganancias de capital obtenidas por la venta de activos, como propiedades o inversiones, están sujetas al impuesto sobre la renta y se gravan a través del impuesto sobre las ganancias patrimoniales. Las ganancias de capital a corto plazo (generadas en un período inferior a un año) se integran en la base imponible general del IRPF, mientras que las ganancias de capital a largo plazo (generadas en un período superior a un año) pueden beneficiarse de reducciones fiscales. En el Reino Unido, las ganancias de capital también están sujetas al impuesto sobre las
    ganancias de capital. Sin embargo, existe una exención anual de ganancias de capital (Annual Exempt Amount) que permite realizar ganancias de capital por debajo de cierto umbral sin pagar impuestos. Las ganancias de capital superiores a este umbral están sujetas a tasas impositivas específicas según los ingresos y la naturaleza de la ganancia. En ambos países, es importante mantener registros adecuados de las transacciones y buscar asesoramiento profesional para asegurarse de cumplir con las obligaciones fiscales.

    in Asesoría
    ¿Te resultó útil este artículo?