Sección de artículos

    El tratamiento fiscal de las empresas de e-commerce puede variar según las leyes fiscales y las regulaciones específicas de cada país. En España, las empresas de e-commerce están sujetas al impuesto sobre sociedades y deben cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes, incluida la presentación de declaraciones de impuestos. Además, en España se aplica un impuesto especial conocido como el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), que grava ciertas actividades digitales realizadas por empresas. En el Reino Unido, las empresas
    de e-commerce también están sujetas al impuesto sobre sociedades y deben cumplir con las regulaciones fiscales aplicables. Además, el Reino Unido ha implementado cambios en la tributación de las empresas de e-commerce a nivel internacional a través del Digital Services Tax (Impuesto sobre los Servicios Digitales), que grava ciertos servicios digitales proporcionados por empresas extranjeras. Es importante tener en cuenta que las regulaciones fiscales en el ámbito del e-commerce pueden cambiar y es recomendable buscar asesoramiento profesional y
    mantenerse actualizado con las leyes y regulaciones vigentes.

    in Asesoría
    ¿Te resultó útil este artículo?